Atribuciones y autoestima

  • Debemos prever las consecuencias de nuestros actos y anticiparnos, de esta manera tendremos menos problemas.
  • Debemos adquirir conocimientos sobre estilo de vida y salud. Con ellos podremos estar prevenidos y disminuiremos la probabilidad de sufrir estrés como consecuencia de tener problemas de salud.
  • Debemos conocer que la probabilidad de encontrar trabajo, de realizarnos a través de nuestra actividad laboral o de tener mejor salud relacionada con el ámbito laboral, depende en gran medida de nuestra formación.
  • Hay que procurar hacer bien las actividades que son más importantes en nuestra vida: estudiar, trabajar, cuidar las relaciones familiares, las de pareja y las de amistad…Integrar toda esta experiencia positiva redunda en una mejor autoestima.
  • Cuando hacemos bien una cosa debemos valorarla, reconocer que hemos sido nosotros y no la suerte lo que ha influido a la hora de conseguir el objetivo. Felicitémonos por ello. La próxima vez que nos enfrentemos a una situación similar, estaremos más preparados, tendremos más seguridad.
  • Cuando no somos capaces de experimentar bienestar por algo que hemos hecho bien, a la larga manifestamos insatisfacción en nuestras vidas lo que puede derivar en depresión. Cuando esto ocurre es porque fallamos en alguna parte del proceso. Recordemos qué cosas pueden fallar:
    • Creemos que hacemos pocas cosas.
    • Creemos que las que hacemos las hacemos mal.
    • No sabemos valorar las que hacemos bien.
    • Cuando somos conscientes de que algo ha salido como queríamos lo achacamos a la suerte y no a nuestra propia capacidad.
    • No nos premiamos por haber conseguido nuestro objetivo porque consideramos que era nuestra obligación.
    • No sabemos generalizar.
  • Por supuesto, si hemos hecho mal una cosa, no debemos echar balones fuera, tenemos que reconocer que en esa ocasión hemos actuado mal, debemos analizar los errores y corregirlos SIN culpas y SIN pensamientos negativos sobre nosotros mismos. “Esta vez lo he hecho mal, debo corregirlo y la próxima vez saldrá mejor”.
  • Debemos querernos a nosotros mismos y tratarnos bien, aprender de nuestros errores y no castigarnos por los que hemos cometido. Si no nos defendemos nosotros ¿quién va a hacerlo? Muchas veces somos capaces de luchar contra los ataques externos y no contra los propios. La autocrítica es buena siempre que le pongamos límites. No debemos enfadarnos y criticarnos de manera cruel.

© 2020 Ministerio de Sanidad